Gestión de las emociones COVID-19

La evolución de la situación sanitaria actual y la información que nos llega por medio de noticias y advertencias, no siempre se hace de la forma adecuada; bien por falta de rigurosidad, forma de comunicación o sobredimensión de la misma. Esto puede influir en el estado emocional de las personas, dando lugar a conductas de alerta que se muestran poco eficaces a nivel personal y social.

Algunas de las sensaciones y emociones que pueden aparecer son:

  • Nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente o pánico.
  • No dejar de pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar.
  • Necesidad de estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema.
  • Dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.
  • Estar en estado de alerta, analizando sus sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo los signos normales habituales.

Desde el Servicio de Prevención queremos transmitir una serie de recomendaciones destinadas a promover un afrontamiento psicológico adecuado.

1. Estar bien informado.

Acuda a fuentes oficiales y busque información contrastada por expertos: Ministerio de Sanidad, Colegios Profesionales Sanitarios, Organismos Oficiales, OMS, etc.

2. Evitar la sobreinformación y las noticias no contrastadas

Es suficiente con la información recogida de las fuentes oficiales, No esté continuamente buscando y leyendo información sobre el tema. Esto en vez de provocar una respuesta positiva en la persona va a generar un aumento de la sensación de riesgo.

No contribuya a dar difusión a bulos y noticias falsas. No alimente su miedo ni el de los demás.

3. Confíar en los sanitarios

Siga las recomendaciones y medidas de prevención que determinen las autoridades sanitarias. Confíe en ellos porque saben lo que tienen que hacer. Ellos tienen los conocimientos y los medios.

No deben de tomarse precauciones innecesarias que conducen al crecimiento del miedo y la angustia.

4. Estar atento a los posibles síntomas.

Ante cualquier signo que pudiera ser sospechoso, como fiebre, tos o dificultades respiratorias, hay que comunicarlo a las autoridades y seguir sus instrucciones. Pero hay que evitar saturar los servicios y urgencias médicas, así como estar continuamente consultando o acudiendo a los hospitales o centros de salud.

5. Mejorar tus hábitos

Incluso si tienes que permanecer en cuarentena es importante que sigas manteniendo las rutinas diarias lo más posible, por ejemplo, mantener unos horarios de sueño, cuidar la alimentación o hacer ejercicio. Aprovecha para hacer aquellas cosas que te gustan pero que habitualmente por falta de tiempo no puedes realizar (leer libros, ver películas, etc.).

Cuidar nuestras relaciones sociales, por medio del teléfono, ya que la continuidad de las relaciones sociales va a facilitar el tiempo que tenemos que estar recluidos.

6. Mantener una actitud optimista.

Un poco de humor viene bien. Cierto grado de humor ayuda a que el miedo se mantenga a raya. Todos hemos compartido en estos días algunos de los mensajes que han aparecido en la red y que ayudan a tener una visión más distendida de la situación.

7. Reconocer los sentimientos.

Es normal sentirse confundido, y algo temeroso ante tantas noticias sobre algo que resulta desconocido y puede resultar amenazante para la salud.

Los psicólogos explican que el miedo es una respuesta adaptativa que nos ayuda a mantenernos alerta y a tomar las medidas necesarias para minimizar riesgos, ya sea por la vía de evitar el peligro o de buscar la manera de afrontarlo. Por eso instamos a no rechazarlo ni taparlo, pero puede llegar a interferir nuestra capacidad de gestión.

Identifique pensamientos que puedan generarle malestar, reconozca sus emociones y acéptelas; si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.

Es bueno compartir y hacer visibles nuestros sentimientos, hablarlos con el entorno.

8. Echar mano de tus capacidades de afrontamiento y tu experiencia

Seguro que has tenido que afrontar situaciones en las que has sentido miedo y que te han generado el deseo de salir corriendo; sin embargo, has contado con recursos para superarlas, por lo que hay que poner en marcha esas capacidades para poder afrontar de manera positiva esta nueva situación.

9. Apóyese en su familia y amigos.

Ayude a su familia y amigos a mantener la calma y a tener un pensamiento adaptativo a cada situación. Informe a sus seres queridos de manera realista.

En el caso de menores o personas especialmente vulnerables como ancianos, no les mienta y proporcioneles explicaciones veraces y adaptadas a su nivel de comprensión.

10. Cuidar las conductas de rechazo, estigma y/o discriminación.

El miedo puede hacer que nos comportemos de forma impulsiva, rechazando o discriminando a ciertas personas. Cuide este tipo de comportamientos.

Descarga estas recomendaciones.

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: