Coronavirus SARS-CoV-2

¿Qué son los coronavirus?

Son una extensa familia de virus que causan enfermedades respiratorias de diversa consideración, desde un resfriado común hasta enfermedades más graves como el Síndrome Respiratorio del Medio Oriente (MERS) causado por el Coronavirus MERS-CoV y el Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS) causado por el Coronavirus SARS-CoV-2. Los coronavirus son zoonóticos, se transmiten entre animales y los seres humanos. El nuevo SARS-CoV-2 produce la enfermedad COVID-19.

¿Cómo se transmite el coronavirus SARS-CoV-2?

Según el último informe de la OMS sobre ‘Vías de transmisión de SARS-CoV-2: Implicaciones en toma de precauciones para prevenir la infección‘ del 9 de julio de 2020 (WHO, 2020a) se reconocen las siguientes vías como posibles:

  • Gotículas, o gotas de Flugge de gran tamaño, que se emiten al hablar, cantar, toser, estornudar y respirar, y que pueden impactar en los ojos, fosas nasales, o boca de otra persona a menos de 1 metro.
  • Aerosoles. Partículas más pequeñas que se emiten conjuntamente con las gotículas y que por su reducido tamaño pueden permanecer en suspensión en el aire. Pueden infectar por inhalación y deposición en diferentes partes del sistema respiratorio. Pueden ser respiradas en proximidad cercana (e.g. conversación entre dos personas) o compartiendo el aire en espacios cerrados.
  • Contacto directo o primario, contacto físico de una persona infectada con otra.
  • Fómite o contacto indirecto, generalmente un objeto o superficie que ha sido tocado por una persona infectada, o en el que se han depositado gotículas o aerosoles generadas por una persona infectada. Sin embargo, no hay evidencia en situaciones reales de la recuperación de infectividad viral en muestras tomadas de superficies donde se detectan genomas virales por PCR, y publicaciones recientes cuestionan la relevancia de encontrar genomas virales en superficies en la transmisión del virus. La vía de contagio por superficies se considera minoritaria.

Descripción de gotas y aerosoles.

Las gotículas son generalmente de tamaños de 100 a 1000 μm (0,1 a 1 mm) y los aerosoles son inferiores a 100 μm. Un tamaño de 100 micras es necesario para el comportamiento balístico de las gotas y para caer al suelo en 1-2 m.

La concentración (en número) emitida en aerosoles es mucho mayor que la de gotículas, unas ~1000 veces al hablar. El ratio aerosoles/gotículas disminuye en emisiones producidas por tos, respecto a las emitidas cuando hablamos. La emisión durante la tos se produce a 2-7 m/s. Una gotícula de 500 μm tarda 1 s en caer por gravedad describiendo una trayectoria balística de 1 m de amplitud (de ahí la necesidad de 1,5 m de distanciamiento), mientras que en ambientes interiores los aerosoles pueden estar en suspensión, con lo cual permite (en espacios interiores con mala ventilación) al aerosol y virus alcanzar distancias mayores desde la emisión, manteniendo propiedades infectivas (por lo menos hasta 4,8 m según estudios realizados). En otros estudios se midió la emisión en aerosoles de millones de copias de SARS-CoV-2 por hora de personas infectadas en la fase temprana de la enfermedad, aunque la emisión no era continua sino esporádica.
Debido a su menor tamaño, la infectividad del virus presente en aerosoles puede ser mayor al penetrar profundamente en los pulmones, y podrían causar una mayor severidad de la
enfermedad COVID-19.

Como hemos visto, el SARS-CoV-2 es un virus de transmisión fundamentalmente respiratoria. Hay consenso en la comunidad científica que la transmisión está dominada por la suma de gotículas balísticas y aerosoles.

El máximo riesgo de emisión de partículas virales infectivas en cantidad suficiente para producir una transmisión a otra persona a través de aerosoles, sería entre los dos días antes y 8 días después del inicio de síntomas. Igualmente, las personas asintomáticas durante los 10 días de su periodo de transmisibilidad pueden emitir partículas infectivas en aerosoles. El riesgo de esta transmisión aumentaría en función de los siguientes factores:

  • Volumen de habla alto del emisor
  • Actividad física intensa
  • Ausencia de mascarilla bien ajustada
  • Número elevado de personas en un mismo espacio
  • Disminución de distancia interpersonal
  • Aumento del tiempo de emisión y exposición
  • Ausencia de ventilación en ambientes interiores
Categorización de riesgo cualitativa de transmisión por aerosoles en distintos escenarios, dependiendo del tipo de estancia, el número de personas reunidas, el uso o no de mascarilla (sin especificar tipo) y las actividades realizadas en la reunión.

Medidas de Prevención del Contagio

El personal empleado público en el ámbito de Administración y Servicios debe adoptar las siguientes MEDIDAS DE PREVENCIÓN frente al contagio del Coronavirus SARS-CoV-2.

Contacto con Servicio de Prevención

Servicio de Prevención de Riesgos Laborales Coordinador
Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: